miércoles, 6 de abril de 2011

No me Gustan los Exámenes II: Actividades Evaluativas

Una de las actividades distintas al examen tradicional que apliqué para evaluar el parcial pasado, fue con el 3er cuatrimestre de la licenciatura en criminología; un grupo bastante numeroso e inquieto, por no decir indisciplinado.
El material de base para la actividad eran las características de la ciencia, acerca de lo cual ellos habían investigado y elaborado presentaciones en power point que posteriormente expusieron y después compilamos en un solo archivo. Era un contenido bastante trabajado en clase. Se les indicó previamente que no iba a haber examen y que no tenían que memorizar nada.
Se formaron parejas, a cada una les entregué una hoja donde venía el enunciado correspondiente a una de las características antes mencionadas. La tarea consistía en que las parejas debían conversar durante pocos minutos sobre lo que entendían de aquel enunciado y cómo lo relacionaban con el trabajo de investigación que están elaborando; es decir, en qué elemento, paso o aspecto de su trabajo identificaban aquella característica. Cuando una pareja terminaba, pasaban su hoja a otra pareja, ellos recibían la siguiente y así hasta completar las 15 características.
Llamó mi atención la seriedad y dedicación con que abordaron su quehacer, a pesar de ser una actividad atípica dentro de sus clases habituales. Como mencioné antes, el grupo es poco dado al autocontrol cuando no tienen a un profesor con cara de "sargento mal pagado" o una lista amenazante en sus manos y como yo me muevo con la hipótesis de que un ambiente relajado (no "relajiento", conste...) y de cierta confianza es más propicio para desarrollar aprendizaje, mi presencia no les genera "miedo", más bien los insto constantemente a expresarse abiertamente; lo que a veces nos lleva a situaciones de mayor ruido de lo conveniente, pues no tienen la costumbre de esperar su turno para hablar y suelen producirse algunos "cuchicheos" de más en los últimos mesabancos. Sin embargo, en esta ocasión todos se dedicaron y concentraron en la tarea.
Noté expresiones de extrañeza cuando le pedí a una de las parejas que leyeran al resto del grupo lo que habían escrito en un apartado, pues les estaba resultando especialmente difícil de identificar en su propia experiencia investigativa. Les expliqué que no los estaba "dejando copiar", como al parecer ellos creían, sino que se trataba de que todos "recuperaran" a través de la actividad lo que habían aprendido y lo expresaran, relacionándolo con su propio trabajo, y que si durante el proceso aprendían algo que antes no sabían, pues era mucho mejor.
Fue muy gratificante cuando les hice notar cuánto habían aprendido durante las clases y el ver sus caras de satisfacción fue lo mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada